Cómo proteger el parabrisas ante el frío y el hielo

Carglass España nos recuerda la importancia del limpiaparabrisas en la seguridad del coche: ofrece hasta un 30 por ciento de la resistencia estructural del vehículo, soporta cámaras y sensores de dispositivos de ayuda a la conducción, y tiene un papel importante en el funcionamiento del airbag: en la mayoría de los vehículos el airbag frontal se despliega apoyándose en la luna, presionándola. Un parabrisas en mal estado podría romperse o salir despedido al desplegarse la bolsa, eliminando la función protectora del airbag.

Por ello merece la pena cuidarlo, y con el frío y el hielo requiere una atención mayor. Para empezar, no debes descongelarlo con agua muy caliente, ni con el aire de la calefacción a una temperatura excesiva. El cambio repentino de temperatura podría romperlo. Este efecto es aún mayor si la luna tiene algún impacto. La mejor manera de quitar el hielo, utilizar una rasqueta de plástico o verter alcohol.

Por otro lado, no es recomendable llenar el depósito del líquido limpiaparabrisas solo con agua. El agua se puede congelar, anulando su función. Pero peor aún es si, en vez de en el depósito, se congela sobre el parabrisas. Eso afectaría considerablemente a la visibilidad. Por ello se recomienda usar líquidos limpiacristales adecuados.

Las condiciones adversas pueden aparecer durante el trayecto en cualquier momento. Por ello es recomendable mantener el parabrisas y los limpiaparabrisas siempre en perfectas condiciones. Sea invierno o no, hay que revisar la luna periódicamente para comprobar que se encuentra en perfecto estado. Es recomendable renovar los limpiaparabrisas cada año o cada medio año: estos elementos en mal estado, además de no limpiar y eliminar el agua bien, pueden rayar el parabrisas, disminuyendo la visibilidad e incrementando el riesgo de accidente.

 

Fuente de la noticia: autopista.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *