internet

Comprar un coche en Internet: trucos útiles para que no te engañen

El comercio electrónico es una opción que tienen cada vez más en cuenta los compradores de coches de segunda mano. Son muchas sus ventajas, pero también sus inconvenientes.

La web se ha convertido en un escaparate perfecto para publicitar objetos de segunda mano, entre los que se encuentran los coches. Particulares y profesionales la utilizan para vender sus vehículos y acceder así a un mayor número de clientes. Sin embargo, no todos los coches tienen las características que anuncian y muchas veces el comprador es víctima de una estafa. Toma nota de estos sencillos trucos para evitar desagradables situaciones.

Prueba el coche

Nunca compres un coche sin probarlo. Ningún vendedor debe negarse a que conduzcas el vehículo, aunque pueden ponerte alguna condición. Lo normal es que el propietario se suba contigo como copiloto.

Hazle una revisión mecánica

Por fuera el coche puede estar como nuevo pero, ¿y por dentro? Solicita al vendedor facturas de las revisiones mecánicas y acude con el vehículo a un taller para que un mecánico eche un vistazo a los elementos principales.

Documentación en orden

No debe faltar ningún papel y todos han de estar en regla; recuerda que el propietario del coche debe ser el mismo que te lo vende. Si el vehículo tiene más de cuatro años, la ITV debe estar pasada y el Impuesto de Circulación al corriente de pago.

Firma un contrato de compraventa

En este documento debe costar la identificación de ambas partes, comprador y vendedor; los datos del vehículo -marca, modelo, matrícula, número de bastidor, kilometraje, estado general y situación administrativa del coche y el precio de la venta y la forma en la que se efectuará el pago -habitualmente se abona la totalidad en el momento de la entrega del vehículo-.

Pide un informe a Tráfico

La persona que te vende el coche debería informarte si es de segunda, tercera o cuarta mano. Esa información es vital: si no te la dan o desconfías de lo que te dicen, solicita un informe al Registro de Vehículos de la DGT. Te permitirá conocer quién tiene la titularidad, los datos técnicos, el número de titulares anteriores, la situación administrativa, la fecha de caducidad de ITV y si tiene cargas o gravámenes que impiden la transmisión del vehículo.

Compra garantizada

Dependiendo dónde o a quién lo hayas comprado, un vehículo usado tiene o no garantía. Si ha sido en un concesionario, regirá la Ley de Garantías en la Venta de Bienes de Consumo: el vendedor reparará los vicios o defectos del coche antes de venderlo y responderá de cualquier problema durante un plazo mínimo de seis meses y máximo de un año desde la fecha de venta.

Si te lo ha vendido un particular, el Código Civil rige la operación comercial;  al igual que en el caso anterior, el vendedor debe reparar vicios ocultos y averías previas al momento de la compra, pero no está obligado a responder por las venideras. Pon atención a lo que firmas en el contrato de compra-venta para que no incluya ninguna cláusula que exima al anterior propietario de reclamaciones de garantías. Recuerda que tienes seis meses para presentar una demanda judicial, si así lo estimas necesario.

Fuente de la noticia: autopista.es