consumo

Dudas: ¿consume menos mi coche bajando en punto muerto o con una marcha metida?

Seguro que has crecido viendo cómo tus padres ponían el coche en punto muerto en las bajadas para ahorrar combustible. Sin embargo, se ahorraba combustible pero la no utilización del freno motor también provocaba un desgaste mayor en los frenos.

La mayoría de coches utilizan inyección electrónica, por lo que sólo se activará en caso de que pisemos el acelerador.

Mantener una marcha engranada durante una bajada no supone ningún gasto de combustible. Así el motor está en funcionamiento porque la inercia de las ruedas y la transmisión lo permiten. Con el punto muerto, la transmisión no hace funcionar al motor y éste necesita de una pequeña cantidad de combustible.

Ahorrar en dinero y sustos

Como hemos dicho, bajar una pendiente con la marcha engranada no sólo es más eficiente, también es más seguro. El freno motor nos permite utilizar el freno con menor frecuencia y fuerza que en el caso de que éste fuera requerido circulando en punto muerto, pues nada más allá del sistema de frenado retiene el coche y éste se puede embalar con facilidad, circulando por encima de las velocidades permitidas y aumentando el riesgo de accidente.

Pero, además, circular con una marcha engranada también otorga un extra de seguridad si por algún motivo relacionado con lo que está sucediendo en la vía necesitamos pegar un acelerón o reaccionar de manera brusca. No tendremos que perder tiempo engranando una marcha que con los nervios puede que no sea la correcta y, en todo caso, tendremos en cualquier momento el control sobre nuestro vehículo.

Fuente de la noticia: autopista.es