Consejos para conducir en primavera

La primavera es por excelencia la estación del clima inestable y podemos pasar de disfrutar del Sol a soportar intensas lluvias en apenas unos minutos. Por eso aumenta la siniestralidad, porque inconscientemente somos menos prudentes justo en la época del años en que se producen los más bruscos cambios de tiempo.

La primavera es también la temporada de las alergias. Y un estornudo a destiempo puede resultar muy peligroso si estás conduciendo. Por eso, en primavera es fundamental respirar aire limpio al volante. ¿Qué mejor forma de hacerlo que pasarte por tu taller de confianza para que te hagan una puesta a punto del sistema de aire acondicionado y te revisen el filtro de habitáculo? De paso, preparas el vehículo para cualquier cambio en las condiciones climatológicas propias de esta época.

Estudios clínicos han demostrado que la contaminación de sustancias agresivas para las vías respiratorias en el vehículo puede ser hasta seis veces mayor dentro que fuera del coche. Los alérgicos lo saben muy bien. Mucosas irritadas, escozor en los ojos, dolor de cabeza… son algunos de los síntomas más frecuentes.

Consejos ante los cambios de tiempo:

Con Lluvia

  • Encender las luces de cruce para ser vistos.
  • Usar los limpiaparabrisas y dirigir la calefacción a los cristales para evitar que se empañen
  • No adelantar sin necesidad.
  • No frenar bruscamente para evitar el aquaplaning.
  • Aumentar la distancia de seguridad.
  • Si la lluvia es muy intensa, parar con mucha precaución fuera de la carretera. No abandonar el vehículo si no estamos seguros de poder llegar a un refugio o lugar habitado a pedir ayuda.

Con Granizo

  • Mantener atención permanente ante los posibles patinazos.
  • Encender las luces de cruce para ser vistos.
  • Disminuir lentamente la velocidad evitando tocar el freno.
  • Evitar aceleraciones, deceleraciones y adelantamientos.
  • Aumentar la distancia de seguridad.
  • Si es necesario, detener el coche fuera de la calzada.

Con Niebla

  • Encender las luces de cruce y alumbrado antiniebla.
  • Adaptar la velocidad y la distancia de seguridad.
  • No seguir de cerca a otro vehículo. Fijarse en las luces de freno del que nos precede.
  • En caso de cualquier incidencia, encender los dobles intermitentes, faros y alumbrado antiniebla.
  • Si es muy densa tomar como referencia las marcas viales de la derecha de la calzada.
  • Prestar especial atención a la posible presencia de vehículos de dos ruedas y peatones, menos visibles con niebla.

 

Fuente de la noticia: Coches.com