choque en cadena

Choque de tres coches en cadena: ¿cuál o cuáles tienen la culpa?

Si te paras en un semáforo y el coche que viene por detrás te da un golpe y tú, a su vez, por la inercia, chocas con el vehículo de delante, ¿quién tiene la culpa de qué? Pregunta por el sonido.

Lo que comúnmente llamamos colisiones en cadena se producen más veces de las que quisiéramos. Parados el coche que nos precede pierde el control o no frena con la suficiente antelación y choca por detrás contra nuestro coche. Si cuando eso ocurre, nuestro coche por el empuje del golpe se empotra contra el vehículo que va delante, el choque en cadena ya ha tenido lugar.

Ahora hay que ponerse manos a la obra y comenzar a rellenar los partes del seguro. La mejor y más objetiva solución estará en el sonido.

Imagínate que te has parado en un semáforo y que delante de ti hay un coche. Otro vehículo que viene detrás golpea tu coche y tú, acto seguido, te chocas con el de delante.

El primer coche de los tres es el único que se salva en este enredo. Su compañía de seguros no tendrá que poner un euro porque él no ha provocado daños a nadie ni a nada. El tercer coche, podríamos decir que es el culpable de todo, pero eso dependerá de lo que digan los testigos. Habrá que preguntar al conductor del primer coche si oyó o no primero un golpe antes del que él recibió.

Esta declaración será de vital importancia para saber si el tercer coche se hace cargo de todos los gastos o si el segundo coche debería hacerse cargo de los daños del primero, ya que pondría en evidencia que el segundo coche todavía no estaba parado y que chocó antes contra el primero.

Todas las variables del choque en cadena entre coches

¿Qué tiene que hacer el conductor del segundo coche, el que está en medio de los tres? Recabar información para demostrar que ya estaba parado en el semáforo en el momento del coche en cadena. Si es así será la seguradora del tercer coche el que tendrá que hacerse responsable de todos los daños: la parte trasera del primer coche, la parte delantera del segundo, la parte trasera del segundo y la parte delantera del tercero.

Si no se puede demostrar nada, la aseguradora del tercer coche alegará que el segundo no mantenía la distancia de seguridad adecuada o que se dio primero contra el coche de delante antes de recibir un impacto por detrás. Si el segundo coche está asegurado a todo riesgo su aseguradora tendrá que hacerse cargo de la parte trasera del primer coche y de la delantera del segundo coche. Si solo tiene dalos a terceros, su compañía de seguros solo pagará los desperfectos del coche de delante, ya que los suyos propios tendrá que pagarlos de su bolsillo.

Así que ya sabes. Cuando pares en un semáforo afina en oído por lo que pudiera ocurrir.

Fuente de la noticia: autopista.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *