El calor reduce un 10 por ciento la atención: trucos para combatirlo

El calor puede provocar en el conductor efectos similares a conducir bajo los efectos del alcohol. Te contamos qué es lo que debes hacer para minimizar los riesgos.

Inmersos en plena ola de calor y con los termómetros superando con creces los 30 grados, lo que más apetece es no salir de casa… o hacerlo para ir a la piscina. Pero si no nos queda más remedio y tenemos que coger el coche para realizar un desplazamiento por carretera, lo mejor es tener en cuenta una serie de consejos para que el calor no nos arruine el viaje.

El calor provoca fatiga, una disminución en la atención y en la asimilación de información y agudeza visual, además de incrementar el tiempo de reacción del conductor. Todo esto desencadena irritación, calambres en las piernas y problemas de transpiración de la piel. Traducido a las frías cifras, según un estudio realizado en Alemania, cuando el termómetros supera los 35ºC, los efectos para el conductor pueden llegar a ser similares a ir conduciendo con una tasa de alcoholemia de 0,5 g/l. Ya por encima de los 30ºC se incrementan en un 20 por ciento los errores en la conducción y en un 22 por ciento el tiempo de reacción del conductor.

Consejos de conducción con calor

1. Bajar todas las ventanillas del coche para igualar la temperatura interior a la exterior antes de iniciar la conducción.

2. Regular el aire acondicionado hasta una temperatura máxima de 24ºC.

3. El conductor deberá vigilar la vía y no distraerse. Si necesita comer, beber o hablar con el móvil, deberá hacerlo mientras para a descansar.

4. Buscar para viajar las horas de menor radiación solar -a primer hora de la mañana o atardecer- y hacer paradas cada 200 kilómetros o dos horas.

5. Realizar una comida ligera y evitar las grasas.

6. Utilizar ropa cómoda y holgada, además de llevar un calzado que sujete bien el pie. Nada de chanclas.

7. Al mínimo síntoma de fatiga o somnolencia, parar para descansar o dormir.

8. Nada de alcohol si se va a conducir: disminuye los reflejos, crea una sensación de euforia y una falsa seguridad.

9. Utilizar gafas de sol para protegerse de la radiación solar y de los reflejos.

Conducción con calor: la somnolencia

Las altas temperaturas de estos días también afectan a la somnolencia. El calor acelera la aparición del sueño en el conductor, de ahí la importancia de descansar bien antes de subirse al coche, mantenerse bien hidratado y realizar las paradas correspondientes para estirar.

Casi un 60 por ciento de los conductores reconoce haber sufrido los denominados micro sueños al volante o quedarse dormido por un breve lapso de tiempo lo que puede provocar un accidente grave.

 

Fuente de la noticia: autopista.es